El cuidado preventivo es clave para asegurar el bienestar y la salud de su mascota. 

Con un calendario ordenado de vacunas podrás reducir de forma significativa los riesgos de que tu mascota contraiga alguna enfermedad peligrosa.

El tipo de vacunas y la frecuencia puede variar según hábitos y zona geográfica en la que se viva.